Informe afirma que la inversión en niñas de 10 años de edad es fundamental para el desarrollo ya que puede rendir un dividendo demográfico significativo y un ingreso sustancial a las economías nacionales

unfpa pmora-1

  • En América Latina y el Caribe hay aproximadamente 5,3 millones de niñas de 10 años de edad.
  • Más de la mitad de los 65 millones de niñas de 10 años de edad del mundo viven en los 48 países con mayor desigualdad de género.
  • En Costa Rica, adolescentes madres abogan por mayor información y oportunidades para niñas de 10 años en situaciones de exclusión

San José, 24 de octubre de 2016— “Lo más difícil para mí fue ser mamá tan joven, a los 13 años yo tuve a mi primer bebé. Lo difícil es no saber cómo cuidar a un bebé a esa edad”. El testimonio es de María Bejarano, una indígena ngäbe de 23 años nacida en Panamá, que vive en Costa Rica desde los 12 años y es madre de tres hijos costarricenses. “Yo a veces pienso que si mi mamá hubiera hablado conmigo, me hubiera explicado, hubiera sido diferente. Es importante darle a las niñas de 10 años consejos o charlas para que no caigan en lo mismo que uno, porque es difícil ver a una niña de 10, 11, 12 o hasta 13, con una responsabilidad tan grande que no les pertenece, porque son niñas todavía”, agrega.

María es parte de las seis historias de adolescentes madres en Costa Rica, que se compartieron hoy en el marco de la presentación del informe Estado de la Población Mundial 2016, producido por el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) y titulado: “10: Nuestro futuro depende de las niñas que cumplen esta edad decisiva”.

El informe indica que nuestro futuro colectivo depende de la forma en que apoyemos a los 60 millones de niñas que hoy tienen 10 años para que inicien su transición de la adolescencia a la edad adulta. El reporte revela que las prácticas que afectan a las niñas y violan sus derechos humanos a partir de la edad de 10 años, como el matrimonio forzado, el trabajo infantil o la violencia sexual, les impiden alcanzar su pleno potencial al llegar a la edad adulta y contribuir al progreso económico y social de sus comunidades y naciones.

“La edad de 10 años es fundamental, pues en ella se combinan los elementos de la niñez con el proceso de transición hacia la pubertad y a la adolescencia. Tanto la mente como el cuerpo de la niña están cambiando. La inversión que se haga en la educación, la salud, el respeto a la autonomía progresiva, es vital para lograr un presente y un futuro de posibilidades ilimitadas para ellas. Solo si logramos garantizar los derechos de las niñas y de las adolescentes cumpliremos los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y sus correspondientes metas”, explicó Paula Antezana, Representante Auxiliar de UNFPA Costa Rica. ‪En el 2015, según el INEC, había 35.670 niñas de 10 años en Costa Rica.

Por su parte, señala el informe, que una niña que crece para ser sana y productiva, con sus derechos intactos, puede hacer efectiva su potencialidad y contribuir al desarrollo de su país. Se puede esperar que una niña que complete la enseñanza secundaria y haga una transición sana a la edad adulta triplique su ingreso.

La actividad se llevó a cabo en las instalaciones de la Fundación Omar Dengo y contó con la participación de Montserrat Solano, Defensora de los Habitantes, Sylvie Durán, Ministra de Cultura y Juventud, Alice Shackelford, Coordinadora Residente del Sistema de las Naciones Unidas en Costa Rica y Milena Grillo de la Fundación Paniamor. Todas celebraron la aprobación en segundo de ley 19.337, Ley de Relaciones Impropias que si establece hasta 10 años de cárcel por sostener relaciones sexuales con menores de edad.

“Nos desgarramos las vestiduras cuando en otros países casan a niñas con hombres adultos y hoy, hasta que no se firme la ley en Costa Rica, se han permitido matrimonios de niñas. El desarrollo de una niña no es una opción, es una necesidad para el avance de todo el país”, expresó Monserrat Solano.

También participaron las adolescentes madres a quienes el UNFPA contactó a lo largo del año para conocer sus historias de vida, las cuales fueron presentadas en videos y fotografías: Sheila Thompson y Yerlin Alcózer de Limón, Daniela Mora de La Cruz de Guanacaste, Miriam Sire y María Bejarano, indígenas ngäbes nacidas en Panamá, pero radicadas en la zona de Los Santos de Costa Rica, y Angie Cruz de Desamparados. Un video grupal con la historia de ellas se puede ver en el canal de Youtube de UNFPA Costa Rica

 

Inversión crucial para alcanzar agenda de desarrollo

La nueva agenda para el desarrollo, la Agenda 2030 aprobada por los líderes mundiales en el 2015, es la ruta para alcanzar el progreso económico y social dentro de los próximos 15 años. La misma busca un desarrollo integral y equitativo en el que nadie se quede por fuera. El reporte sostiene que la verdadera prueba del éxito de dicha agenda será si cada niña de 10 años hoy estará sana, educada y será productiva dentro de los próximos 15 años.

El reporte analiza cómo factores cruciales como las leyes, servicios, políticas, inversiones, datos y normas que permitan garantizar los derechos de las niñas de 10 años en adelante pueden determinar el cumplimiento de la Agenda 2030 impulsada por Naciones Unidas y sus 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

En América Latina y el Caribe, más del 90% de los países cuenta con una política, estrategia o programa dirigido a promover la igualdad del acceso de las niñas adolescentes a la educación y un 78% de las niñas asisten a la escuela secundaria. Además, actualmente el desempeño escolar de las niñas supera al de los niños, sin embargo persiste el desafío de cerrar las brechas en el caso de las niñas que se quedan atrás a consecuencia de la pobreza, la discapacidad o el origen étnico,entre otros factores.

“En la medida en que invirtamos y apoyemos el desarrollo integral de las niñas de 10 años hoy, tendremos una mejor perspectiva de lo que será nuestro mundo en el 2030,” mpedir el paso seguro y saludable por la adolescencia hacia una edad adulta productiva y autónoma constituye una violación de sus derechos y además afecta tanto a su comunidad como a su país. Cuando se desperdicia el potencial de una niña, todos perdemos”, señala el el Director Ejecutivo del UNFPA, el Dr. Babatunde Osotimehin. “I

Datos Claves

  • En América Latina, del 10% al 20% de los jóvenes menciona haber mantenido su primera relación sexual antes de cumplir los 15 años.  
  • El 19% de las niñas adolescentes de la región están unidas o casadas. Las jóvenes son más vulnerables a una serie de problemas de salud sexual y reproductiva, como el embarazo en la adolescencia, los abortos en condiciones de riesgo, las infecciones de transmisión sexual, incluido el VIH, la violencia de género, el acoso y la violación.
  • En América Latina y el Caribe, en adolescentes menores de 15 años, el riesgo de morir por causas relacionadas con el embarazo es hasta tres veces más que en mujeres mayores de 20 años.
  • Nueve de cada 10 niñas de 10 años de edad viven en países en desarrollo, y una de cada cinco vive en un país menos desarrollado: una de cada cinco en la India, y una de cada ocho en China.
  • Cada año de educación brinda un aumento de 11,7 por ciento adicional a las niñas en su vida posterior (comparado con 9,6 por ciento para los niños). Sin embargo, 16 millones de niñas de 6 a 11 años de edad nunca irán a la escuela, el doble del número de niños.
  • Si todas las niñas de 10 años de edad completan la enseñanza secundaria, los países en desarrollo podrían contar con un dividendo anual de 21 mil millones de dólares.
  • Diez por ciento de las niñas de 5 a14 años de edad hacen más de 28 horas de trabajo doméstico por semana, el doble que los niños. Tres de cada cuatro niñas trabajadoras no son remuneradas.
  • Se estima que 47,700 niñas contraen matrimonio antes de los 18 años de edad.


unfpa pmora-25 unfpa pmora-42

Ver más fotos del evento

 

***

Gabriela Rodríguez
Asesora en Comunicación UNFPA Costa Rica
Tel: 2296-1265 / 8706-5171
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.