La violencia de género representa uno de los principales problemas que enfrentan las mujeres en la región. Es una de las manifestaciones más extremas de la desigualdad y la discriminación y es la vulneración más extendida de sus derechos humanos. Aunada a la condición de pobreza, constituye un obstáculo a su pleno desarrollo y una seria limitación para el avance productivo y democrático de las sociedades.

En este campo, UNFPA LACRO ha desarrollado gran cantidad de acciones de asistencia técnica y financiera con el fin de crear o fortalecer mecanismos y capacidades para la atención y prevención de la violencia de género.

En lo que se refiere a la violencia sexual, se documentan porcentajes que van desde el 6.4% en República Dominicana al 15.2% en Bolivia. Sin embargo, cabe suponer que hay un importante subregistro debido a las dificultades para denunciar este tipo de agresiones.