El Aseguramiento de Insumos para la Salud Reproductiva (AISR) tiene como meta final, que todas las personas puedan obtener y utilizar insumos de salud reproductiva de calidad, de acuerdo a su preferencia y cuando así lo requieran. Para esto es necesario contar con las cantidades adecuadas de los productos adecuados, en la condición adecuada, en el momento adecuado y al precio adecuado.

Es un proceso complejo que involucra la coordinación de las agencias de Naciones Unidas, organismos gubernamentales y no gubernamentales y del sector privado; a través del cual se garantiza el acceso a los materiales mismos -como anticonceptivos, pruebas de detección y material médico- y se proporcionan los medios para que estos lleguen al lugar donde serán usados -incluso en situaciones de emergencia-, en buenas condiciones y con la información y suplementos necesarios para que puedan utilizarse correctamente.
Los insumos para la salud reproductiva se dividen en 4 grandes categorías:

  • Planificación familiar
  • Salud materna y neonatal
  • Infecciones de transmisión sexual
  • Prevención de VIH

Para que la estrategia de AISR sea efectiva, necesita del respaldo de personal de salud capacitado, servicios y laboratorios de diagnóstico bien equipados y organizados, normas y protocolos que regulen los tratamientos y un sistema logístico que asegure el abastecimiento oportuno y adecuado de los insumos; y al mismo tiempo, requiere de mayor información y educación por parte de la población para poder demandar estos servicios, así como para prevenir problemas de salud. Es decir, es necesario promover un enfoque integrado, para con ello facilitar la ejecución de programas que mejoren la calidad de vida de la población. UNFPA considera el AISR como un requisito para lograr la mayoría de las metas del Plan de Acción de la Conferencia de El Cairo y los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

Ver Sección Especial del Día Mundial de Población 2012, sobre Acceso Universal a Servicios de Salud Reproductiva