Maternidad Segura

 

Para una maternidad con menos riesgos

En el mundo en desarrollo, cada minuto una mujer pierde la vida a causa de complicaciones del embarazo o del parto susceptibles de tratamiento. Cada minuto, una familia queda devastada. Se ponen en peligro las vidas de los niños que sobreviven. Las comunidades se resienten. Y por cada mujer que muere, hay al menos otras 20 gravemente dañadas por la fístula u otras lesiones del parto.

La estrategia del UNFPA para prevenir la mortalidad derivada de la maternidad abarca:

  • Planificación de la familia para reducir el número de embarazos no deseados;
  • Atención de todos los partos por personal capacitado;
  • Provisión oportuna de atención obstétrica de emergencia a todas las mujeres que padecen complicaciones.

El UNFPA también propugna en muchos niveles el derecho de las madres a dar a luz en condiciones de seguridad. Encabeza la Campaña para eliminar la fístula, una iniciativa mundial emprendida en colaboración para prevenir esta devastadora lesión del parto y restaurar la salud y la dignidad de quienes han estado viviendo con sus consecuencias.

 

Situación en América Latina y El Caribe

En los últimos 20 años las cifras de mortalidad materna han descendido, no obstante, siguen siendo altas en muchos países de la región. Bahamas, Chile y Uruguay ya han logrado superar la meta de reducir en tres cuartas partes la tasa de mortalidad. Sin embargo, en el otro extremo, países como Haití, Guyana, Bolivia, Guatemala, Honduras, Perú y Ecuador viven situaciones preocupantes.

La morbilidad y mortalidad materna afectan particularmente a las mujeres más pobres, rurales, indígenas, afrodescendientes y a las que tienen menor acceso a servicios de salud. Reducir su incidencia es un asunto de derechos humanos y una prioridad crucial para el desarrollo internacional.

Para que los países y comunidades con mayor rezago puedan reducir el índice de mortalidad materna en un 75% y lograr el acceso universal a servicios de salud reproductiva para el 2015, se requiere de esfuerzos adicionales y de mejor coordinación, así como de la creación de alianzas estratégicas en la región.

UNFPA apoya decididamente una estrategia triple para salvar la vida a las mujeres: servicios anticonceptivos para prevenir el embarazo no deseado, atención universal del parto por personal calificado y atención obstétrica de emergencia para todas las mujeres que presentan complicaciones durante el embarazo o el parto.